Columnistas

Anemia por déficit de hierro

Dr. Julio del Llano González. / Méderi, Servicios Médicos/Médico Corporativo, Panduit de Costa Rica, Ltda/delllano@medicos.cr |
Anemia por déficit de hierro

 

La anemia por déficit de hierro (o ferropénica) es la causa más común de anemia en el mundo y se considera el trastorno orgánico más frecuente en la práctica médica, junto a las caries dentales y la aterosclerosis. La OMS calcula que el 20% de la población mundial la padece.

Ocurre cuando el nivel de hemoglobina (Hb) de un paciente es menor que en las personas sanas de la misma edad y sexo, e incluso del mismo entorno. Y la Hb -que es el elemento más importante de los glóbulos rojos (eritrocitos o hematíes)-, es una molécula de proteína que está por millones en el interior de los hematíes, y es la encargada de captar el oxígeno en los alveolos de los pulmones y transportarlo a las células de los tejidos y órganos del cuerpo humano.

En varones sanos hay alrededor de 5,2 millones de eritrocitos por milímetro cúbico, y en las mujeres alrededor de 4,7 millones, y los valores normales de hemoglobina oscilan entre 14 y 18 mg/dl para ellos, y entre 12,5 y 15,5 mg/dl para ellas.

El hierro es un metal del cual el organismo apenas necesita en la dieta entre 10 a 20 milígramos (mg) diarios, y del que se absorbe un 5 al 10%. Se estima que con la absorción de sólo 1 mg se cubren las pérdidas normales por la orina, las heces fecales, el sudor y la descamación de la piel.

Antes de que aparezca la anemia y sus síntomas clásicos, hay dos etapas previas donde comienza la disminución del metal en los depósitos -médula ósea, hígado y bazo- y se le denomina “déficit latente de hierro”, y después disminuyen las concentraciones en la sangre llamado “ferropenia”. Un aspecto de interés, es el “falso déficit de hierro” de las anemias de los trastornos crónicos, que se presenta en el curso de varias afecciones como las infecciones crónicas, las neoplasias y las enfermedades del colágeno.

Cuando el déficit de hierro llega a su tercera etapa, se afecta la producción de hemoglobina y aparecen los síntomas más visibles. Estos -que muchas veces tienen una expresión pobre, incluso en pacientes con anemia severa-, se expresan por la debilidad, la fatiga fácil, la falta de aire, el dolor de cabeza, la somnolencia marcada, y la perversión del apetito (o pica: deseo de comer sustancias no alimenticias como hielo -pagofagia-, almidón -amilofagia- o tierra -geofagia). En el examen físico es posible encontrar glositis -inflamación y dolor de la lengua- con atrofia de las papilas linguales, pelo fino y quebradizo, estomatitis de los ángulos de la boca, uñas en cuchara, y especialmente, la palidez cutáneo mucosa.

Las causas más frecuentes podrían clasificarse de forma simple como: deficiencia en el ingreso, aumento de las necesidades, y aumento de las pérdidas. En la deficiencia influye el déficit en la ingestión (malos hábitos dietéticos, hipoalimentación, y ablactación -alimentación de los niños hasta el año de edad- incorrecta), y el déficit en la absorción (síndrome de mala absorción, operaciones con pérdidas de porciones del estómago o el intestino); en el aumento de las necesidades, encontramos sobre todo el embarazo y la adolescencia; y en el aumento de las pérdidas, el parasitismo intestinal y el sangramiento crónico.

El diagnóstico se establece con la realización del hemograma donde se observan valores bajos de la hemoglobina, el hematocrito, y el conteo total de eritrocitos; y la dosificación en sangre del hierro sérico, la capacidad total de saturación, la ferritina sérica, y de ser necesario, el medulograma que es altamente sensible.

Y en cuanto al tratamiento, que a la vez sirve para confirmar el diagnóstico, lo básico es el aporte de hierro. Se prefiere la vía oral con tabletas, que debe mantenerse entre 3 y 6 meses posteriores a que se alcancen los niveles óptimos de hemoglobina.

Visite periódicamente a su médico de cabecera. Un simple análisis de sangre puede ayudar a diagnosticar este tipo frecuente de anemia. En la prevención está el éxito de la salud.

 

Última actualización: 24/01/2023