Columnistas

Vientos de navidad

Francisco González /Artista plástico |
Vientos de navidad

¿Quién diría que esta navidad 2022 traería consigo tantos eventos hermosos y algunos muy desagradables? Las lluvias en nuestro cantón han sido de abundancia, para unos regalo de la naturaleza para que la actividad agrícola sea de florecimiento. También ha sido de destrucción en ciertos distritos, éste abono milagroso que trae el delicioso líquido que cae de nuestro cielo también abonó la ignorancia y desesperación de unos pocos,  fortaleciendo sus raíces con el caldo de la insatisfacción social.

Llevamos un nombre como pueblo que pesa mucho Grecia,  aunque se dice que no tiene nada que ver con la clásica Grecia de Europa; cuna del arte, de la cultura, donde por siglos se ha respetado las más bellas manifestaciones de artistas, donde todos los monumentos se valoran cómo  la más grande herencia para la raza humana.

Si hay mucha diferencia entre las dos Grecias. Nuestra pequeña comunidad tiene un "surtido" de hombres y mujeres con múltiples habilidades, campesinos que conocen la tierra y los frutos que esta les da. Artistas de sumo talento, que hemos a nuestro pueblo en el marco de las bellas artes a nivel nacional como internacional. Muchos trabajando con limitaciones económicas, pero satisfechos de su hacer. 

Antes de entrar en lo que más me duele, recordemos hechos nefastos para nuestra cultura e identidad: destrucción de la cárcel, edificio que ostentó el título de Patrimonio Nacional, al igual que una casa de hermosa arquitectura, hoy parqueo. Murales de la mal llamada Plaza Helénica, hoy reposan sus restos cerca de las instalaciones de  FANAL,  todo el "tesoro arqueológico" que sacaron a la hora de construir las instalaciones de la fábrica de chirríte. Más no sé  cuántos otros hechos lamentables que se han ido quedando en el olvido colectivo.

Un acto vandálico se presentó en nuestro parque central. Unos cuantos maleantes a la sombra de la poca luz que ahí existe, se dieron a la tarea de destruir el podio de una escultura, aquí deseo dejar claro; no importa el nombre del artista, lo que importa es admirar su trabajo y la "posible" relación con nuestra historia. Años atrás hubo otro hecho con otro elemento escultórico, que al final nadie dijo o supo lo que pasó.

Parece que desde hace tiempo un sector del pueblo cabalga en el corcel de la decidía, del desinterés por ver nuestra comunidad con sus mejores galas. Se dice que nuestro parque tiene cámaras de vigilancia, pero si no están actividades, es lo mismo que nada, por lo cual, nunca conoceremos la identidad de los malhechores, serán indigentes; los cuales parecen tener una buena cosecha, cada día hay más frutos de esta cosecha. O serán chiquitos de papi y mami que no tienen nada bueno que hacer y utilizan ciertos elementos públicos para dejar su firma y ridiculizar a sus progenitores y a la comunidad en general.

Aquí me pregunto ¿será posible qué la desidia que manifiestan nuestras autoridades es el más grande foco de infección? Hoy luchamos por preservar el ARCO ROCOSO, mal llamado "Puente de Piedra ", el cual nunca fue Puente,  aunque la hermosa leyenda así lo indique.

Entonces ¿por qué nuestras autoridades no se ponen las pilas y destinan un buen presupuesto para preservar y vigilar lo poco que en materia artística y cultural tenemos? Recordemos siempre esto: aquellos pueblos que olvidan su identidad se autodestruirán.

Cantemos todos: navidad, navidad...

 

Última actualización: 21/11/2022